Antes y después de una descalzadora triste

vendido descalzadora lunares 1   

 descalzadora lunares 2      descalz rosa

          

La descalzadora era triste, Y fea, para qué nos vamos a engañar, era fea. Pero cumplía su misión estoicamente, no protestaba lo más mínimo ni cuando estaba de ropa hasta arriba. No encajaba en ningún sitio, pero es un mueble de madera maciza, con el asiento en muy buenas condiciones y es un crimen tirarla y comprar una nueva de esas que te duran dos temporadas por que son de cartón por dentro. En esos casos se te plantea una duda, ¿se la regalas a alguien sin criterio estético o te quedas con ella por pura pena?

Hay una solución intermedia, darle una nueva oportunidad y actualizarla un poco. Como es de buena calidad,  lo único que hemos tenido que hacer ha sido pintarla, desgastarla un poco y ponerla una tela muy llamativa de grandes lunares blancos sobre fondo negro, de Ikea.

Creo que el resultado ha sido lo que esperábamos. Ha pasado del ostracismo más absoluto a llamar la atención en cualquier dormitorio. Ya no hace falta esconderla, incluso sólo por verla no la vas a cargar de cosas.

 

Contacto: Luniqueblog@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s