En busca de la felicidad

Hay días en los que levantarse por la mañana es difícil, muy difícil. Y por mucho que una taza listilla te diga que si sonríes te vas a encontrar con un unicornio rosa en la parada del bus, tú sabes que no. Que las tazas no han tenido nunca mucho criterio.

Coges las llaves para irte y ves un mueble colorido que te saluda con cariño. Te acuerdas de que ese mueble era oscuro, muy oscuro y que, aunque le tenías cariño ya no te daba más que remordimientos; no querías tirarlo por que era un regalo de alguien querido pero… uf, que ganas de perderle de vista. Un día tomaste la decisión de renovarlo, de pintarlo de un color alegre para seguir disfrutándolo y fue lo mejor. Ahora cuando lo ves ya no necesitas mensajitos tontos, ahora sabes que has hecho lo más acertado, has reciclado un objeto con historia, no has gastado un dineral en algo nuevo sin personalidad y está a tu gusto, único y personal. Y por arte de magia te sientes bien. Sin tonterias.

(Basado en hechos reales)

mueble turquesa sofia 4

Anuncios